Cao Cao y su extraordinaria descendencia

Cao Cao y su extraordinaria descendencia

 

又见面了,各位别来无恙!

Hoy venimos con un artículo cultural, en concreto, sobre la familia de Cao Cao (曹操), general, poeta, estratega, primer ministro de la dinastía Han (汉, 206 a. C. – 220) y principal villano en el Romance de los Tres Reinos (三国演义) y en la película Acantilado Rojo (赤壁). Si quieres conocer a sus distinguidos hijos, saber cómo se puede ser un temido general a la vez que un sensible poeta o cómo un niño de 7 años es capaz de pesar a un elefante, ¡no te pierdas este artículo!

Cao Cao, último primer ministro de la dinastía Han (汉, 206 a. C. – 220), fue uno de los personajes claves de la historia antigua de China. Pasó su vida tratando de unificar los distintos reinos que existían y, aunque no lo consiguió, sí que logró plantar la semilla que posteriormente germinaría en el imperio de Wei (曹魏, 221-265). Fue un gobernante de carácter formidable, valeroso y ambicioso, capaz de acumular y mantener una enorme influencia política en uno de los momentos más caóticos de la historia del país. De una formación cultural asombrosa, una capacidad como militar y estratega envidiable y un talento innato para la poesía, Cao Cao concibió una descendencia en la que no escaseaba el talento. Su poder y su cautivador físico le brindaron un total de 15 esposas con las que tuvo una descendencia de 32 hijos. Tres fueron los más destacados: Cao Pi (曹丕), Cao Zhi (曹植) y Cao Chong (曹冲).

Cao Cao en la película Acantilado Rojo

El mayor de ellos era Cao Pi, sucesor de su padre en su título y, por tanto, fundador y primer emperador de imperio de Wei. De su padre heredó la determinación y ambición de poder. Desde pequeño fue forjándose como un audaz estratega mientras se instruía en el arte de la guerra. Su destino fue indicándole el camino para convertirse en un emperador a la altura de su padre. En su lucha por conseguirlo, la amenaza que le suponían sus hermanos se convirtió en su obsesión, hasta el punto de que no dudó en dificultarles el camino o, incluso asesinarlos, cuando tuvo la oportunidad. Finalmente, sus aptitudes como gobernante y la frialdad con la que calculaba cada uno de sus movimientos lograron llevarlo al trono que tanto ansiaba. Una vez en el poder, mantuvo abiertos los frentes por los que tanto había luchado su padre, aunque no consiguió dominarlos y los tres reinos surgidos tras la descomposición de la dinastía Han, continuaron siendo independientes.

Además de por su carrera política, Cao Pi pasaría a la historia también como ilustre poeta. Al igual que su padre, produjo una notable obra literaria formada por cientos de exquisitos poemas y artículos de un estilo detallista, innovador y creativo. Merecen especial mención en su bibliografía la Teoría de la Literatura, fragmento inserto en la obra Sobre las Normas de la Literatura (典论·论文, Diǎn lùn·lùnwén) y que sigue siendo una autoridad en el ámbito de la crítica literaria hoy en día; Clásicos de la dinastía Yuan (隋书·经籍志, Suí shū·jīngjí zhì), compuesto por un total de 23 tomos y Lie Yi Zhuan (列异传, Liè yì chuán), la novela más antigua de temática paranormal de la que se tiene constancia en China.

https://yuedu.mipang.com/shici/caopi/dianlun Fragmento de las Normas de la Literatura (典论·论文, Diǎn lùn·lùnwén)

Por su parte, Cao Zhi, ocupaba una posición con grandes posibilidades de heredar el futuro del imperio, sin embargo, nunca fue merecedor de la atención de su padre. Su doctrina política nunca llegó a alcanzar el nivel de madurez que de él se esperaba y era incapaz de soportar la presión a la que un gobernante estaba expuesto. Cao Zhi fue, principalmente, un hombre de letras, un erudito con una capacidad cognitiva digna de mención. Su vida se vio condicionada en todo momento por el recelo que le guardaba su hermano como posible amenaza a su poder.

www.baidu.com
Cao Zhi 曹植

En una ocasión, Cao Pi, presa de la obsesión por querer eliminar a todos los contendientes al trono, le reprochó que su fama se debía a su capacidad como literato, pero su talento no le salvaría para siempre la vida. Dudando que los artículos de Cao Zhi fueran escritos por él mismo, el emperador le instó a producir un poema en el tiempo en el que daba siete pasos. De no conseguirlo, sería ejecutado. Ante la presión de su hermano, Cao Zhi logró improvisar un poema que permanecerá ligado a la cultura china por la eternidad. Sabiendo el odio que su hermano sentía hacia él, supo acatar la orden, haciendo caso omiso a la indignación que sentía y comenzó a dar pasos lentamente. Cada uno de sus movimientos estaba acompañado de un bello verso, de manera que, cuando hubo finalizado de andar, había logrado cumplir la orden de su hermano y emperador. Como resultado, Cao Zhi produjo el poema de los Siete Pasos (七步诗, Qī bù shī), un exquisito poema con el que trataba de hacer ver a su hermano la tiranía de sus comportamientos. Repleto de sentimientos, considerado un clásico de la literatura de la época y dice así:

 

七步诗

煮豆持作羹,

漉菽以为汁。

萁在釜下燃,

豆在釜中泣。

本是同根生,

相煎何太急?

Hay quien quema el tallo de la judía para hervir a la propia judía, luego la espachurra para obtener su jugo. Queman los tallos bajo el caldero, mientras las judías sollozan dentro de él. Quienes proceden de un mismo origen, ¿por qué debieran sentenciarse a muerte?”

(Traducido por TraduBeijing)

www.baidu.com
Cao Zhi (曹植) Recitando el Poema de los Siete Pasos

En total, más de 90 poemas de Cao Zhi han sobrevivido hasta hoy. Su inmensa mayoría está compuesta por poemas de versos de cinco caracteres (五言诗), de hecho, es considerado el precursor de este tipo de composiciones. Su obra más conocida es En el caballo blanco (白马篇, Báimǎ piān), cuya temática es el patriotismo idílico de un soldado para con su país.

El menor de los tres hermanos fue Cao Chong, de quien se cree que pudo tener una mente prodigiosa. Con tan solo cinco años ha aparecido descrito en registros históricos como un niño superdotado, cuyo intelecto era incluso comparable al de una persona adulta. Cuenta la leyenda

http://baike.sogou.com/v1373597.htm

que Sun Quan (孙权), emperador del reino Wu Oriental (东吴) regaló a Cao Cao, como muestra de respeto, un elefante. Cao Cao quedó asombrado por el tamaño del coloso animal y, curioso, ordenó a sus subordinados que pensaran una forma efectiva de pesarlo. Las balanzas existentes en la época estaban hechas de madera y no resistían el peso del elefante, por lo que cumplir la orden del ministro comenzó a convertirse en un quebradero de cabeza para los intelectuales. Un buen día, el pequeño Cao Chong dijo a su padre que él conocía una forma para pesar al enorme animal. Cao Cao, que había comenzado ya a percatarse de la extrema inteligencia de su hijo, decidió darle una oportunidad. Siguiendo las instrucciones del pequeño, se introdujo al elefante en un barco, con lo que este comenzó a hundirse. Cuando se hubo estabilizado, Cao Chong realizó una marca en la borda a la altura a la que llegaba el agua del río. A continuación, exhortó a los sirvientes de su padre a cargar el barco de piedras hasta que la marca que había hecho anteriormente se nivelara con la superficie del agua. La multitud miró al pequeño asombrada al comprender su planteamiento: la cantidad de piedras necesaria tendría un peso equivalente al del elefante y, por tanto, para conocer el peso de este último, tan solo era necesario pesar por separado las piedras y luego anotar su peso total.

 

http://chiuphysics.cgu.edu.tw/yun-ju/cguweb/sciedu/SciPlay/Float/WeightElephant.htm          La escena de Cao Chong pesando a un elefante representada en sellos.

Gracias a su inteligencia, sensibilidad y educación, llegó a ser el favorito de su padre. No son pocos los historiadores los que confían en que, de no haber fallecido de forma repentina a una muy temprana edad, habría el elegido para heredar el poder del imperio.

El general Cao Cao ha incitado una enorme polémica a lo largo de la historia, categorizado en ocasiones como benevolente y en otras como malévolo. A pesar de ello, son dos las facetas de su vida que no ofrecen lugar a duda: la primera es su destreza como gobernador,

http://www.nipic.com/show/1/6 Estatua de Cao Cao, Cao Pi y Cao Zhi en Chengdú (成都)

que le permitió controlar el poder del imperio a lo largo de toda su vida, acabando con sus enemigos antes de que estos se convirtieran en una amenaza; la segunda es la excelente descendencia que dejó tras de sí. Junto a sus hijos Cao Zhi y Cao Pi, conforma el fenómeno literario conocido como San Cao (三曹, los tres Cao) que supuso, en su momento, la máxima expresión del estilo poético de Jian’an (建安风骨), caracterizado por la solemnidad y el sentimentalismo. Ejemplos como el suyo, en el que padre e hijos alcanzan una trascendencia digna de protagonizar tratados históricos enteros, son difíciles de encontrar en la historia de cualquier nación. La de Cao Cao fue, en definitiva, una familia ilustre, cuyas experiencias y anécdotas, siguen siendo hoy en día parte del conocimiento y la cultura generales de los chinos.

 

¡Por cierto! ¿Sabíais que en chino se utiliza a Cao Cao en la expresión equivalente a nuestro “hablando por el rey de Roma, por la puerta asoma”?

 

Si te gusta, ¡puedes compartirlo!Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *